En los pasillos de muchas empresas se escucha una frase que se hizo muy popular en las agencias de marketing y publicidad de los 80´s cuando se estaba a punto de cerrar un negocio. Recuerda siempre:  haz un cliente, no una venta ¿Tiene sentido, no? Sin embargo, cobra aún más sentido cuando en el interior de nuestra empresa y sobre todo desde nuestro corazón decidimos ponerle un toque personal a esa frase, transformando el concepto de cliente por el de: amigo, confidente, partner, socio y hasta cómplice.

Y es que sí, en TZL quisimos darle un vuelco total al concepto tradicional que se tiene de la relación entre cliente – agencia, una relación que no se puede resumir únicamente en temas transaccionales o de resultados. La verdad es que este corazón morado día a día trabaja incansablemente para que esos vínculos que forjamos con nuestros aliados, creadores digitales, talentos y emprendedores estén cargados de sueños, expectativas, deseos, trabajo y pasión ¡Sobre todo mucha pasión! Que si hay oportunidades de crecer, crecemos juntos, que si hay lugar para soñar acá soñamos juntos y ¿por qué no?, Cuando las cosas no resultan como las planeamos, también caemos pero nos levantamos como equipo y  aprendemos juntos.  

Todo lo anterior, es un claro ejemplo de que la empatía nos ha permitido de manera exitosa sacar adelante cientos de proyectos en estos  11 años de vuelo. Posicionando nuestras líneas de negocio #SomosTalento, #SomosPlaneación, #SomosIdeas y #SomosEstructura. ¿Qué nos deparará el futuro? Bueno, eso no lo sabemos. Lo que sí sabemos, es que esta pasión que le imprimimos a cada idea y que nos distingue de los demás, nos acercará cada vez más al propósito de continuar creciendo juntos y llevando el influencer marketing  a otro nivel. 

Equipo de redacción TZL 

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio utiliza cookies para una mejor experiencia.